Skip to content

Recordatorio Ciudad Maldita Fest!

CartelCiudadMaldita

¿Planes para el sábado…?

¡Comparte el día con nosotrxs en el CSA La Purga!

Anuncios

Espiritualidad y dogmas

Ante las diferentes crisis que dominan cada segundo de nuestra vida, todas ellas debidas al sistema imperante que se niega a derrumbarse utilizando la técnica de huida hacia delante agravando así cada vez mas la situación, una de las que pasa mas oculta debido a que no depende de los mercados, ni de nuestro trabajo, ni de nuestro medio ambiente es la crisis de valores que atraviesa nuestra sociedad.

Esta crisis de valores depende individualmente de cada persona y su fortaleza mental, así como de la retórica de miles de otras personas que se lucran a costa del vacío existencial presente en nuestro actual modelo y utilizando un proceso de aculturación y mercantilización de la cultura, propia de los antiguos colonos al imponer la cruz a base de espadas y cañones, pero esta vez de una forma mas sutil y utilizando exclusivamente sus palabras para transmitir sus propias experiencias personales y transfórmalas en verdades absolutas, sin respetar en modo alguno la individualidad ni las diferentes necesidades personales.

Estoy hablando de estas nuevas religiones, sectas, doctrinas, terapias… o llámese como quieran en las que se trata de recuperar la cultura oriental, indígena, jupiterina… y extrapolarla a todas las personas que se encuentran fuera de esas comunidades y que por tanto carecen de la cosmovisión propia de esas culturas sumiéndolas en nueva corriente vanguardista de sumisión y aceptación de estas culturas con una asombrosa fe ciega, así como San Pablo tras la caída de su caballo, a cambio de una suculenta suma de dinero(¿como no?).

Y es que en la sociedad donde he nacido ya nos cuesta bastante deshacernos del arraigo inquisitorial y la última dictadura (1939-??) como para no cuestionar las nuevas corrientes que nos roban la autodeterminación y la libertad para ser nosotrxs mismos sin necesitar nada mas que el aire que respiramos a cada instante y no estar dando continuamente gracias a Dios, Ala… o a Pachamama (aun siendo consciente de que sin La Tierra no somos nada). Porque la aparición de cada una de estas nuevas doctrinas no significa sino la sumisión y aceptación de un ente superior que todo lo puede y todo lo ve y al que constantemente tienes que rendirle pleitesía, así como tienes que rendir

cuentas al sacerdote, brujx, instructor o chaman de turno debido a su gran ayuda para librarte de tu mal y tu dolor.

No quiero ni mucho menos despreciar las creencias de cada cual ni faltar el respeto a antiguas tradiciones orientales, indígenas… sino simplemente reflexionar sobre la mercantilización de estas culturas y la aculturación que producen en sociedades que carecen de esa cosmovisión y que acuden a estas ceremonias bien por moda o bien como una experiencia de consumo (como bien nos ha enseñado el capitalismo), así como el que compra unos cuencos tibetanos en un gran centro comercial.

Además de ser unas ceremonias costosas y elitistas, solo aptas para clases medias y altas que posean los recursos necesarios para pagar la liberación de sus almas, este tipo de ceremonias suelen reproducir mecanismos de sumisión, sea introduciendo mecanismos jerárquicos (rol en la ceremonia) o bien asumiendo unos marcados roles de genero claramente patriarcales que no hacen sino retrasar el camino hacia la liberación total de los seres humanos que nos permita convivir en armonía y equidad.

Porque todo esta programado, el día de la semana, la hora, las funciones de cada persona antes, durante y después de la ceremonia y por supuesto el precio de la misma, sin cuestionar ni mucho menos que este tipo de celebraciones se realizan dentro de cada cultura ancestral según las necesidades de la población y no de forma programada y automática para maximizar beneficios y aprovechar el marketing ,hecho en forma de afiches que prometen el oro y el moro, en todas las paredes de centros sociales y culturales, así como diversos colectivos.

Debido a este paradigma al que nos enfrentamos actualmente tenemos que ser muy conscientes de que cualquier doctrina (como bien la llama Herman Hesse en Siddhartha) nos retrasara cada día mas de la ansiada Revolución social que realmente nos libere y nos aporte la espiritualidad de la convivencia en armonía con la Naturaleza y la satisfacción de la interculturalidad mas allá de tradiciones y dogmas.

Tendremos que estar con los ojos bien abiertos y aprender de Sócrates para desenmascarar a Gorgias, que hábilmente utilizaba la persuasión a favor de su propio beneficio.

Que cada cual crea en lo que quiera, personalmente creo en el ser humano y mi única espiritualidad es el apoyo mutuo y la ruptura de las cadenas que nos esclavizan sean del color que sean.

Diferencias y similitudes

Celebrar una diferencia basada en una desigualdad es celebrar la misma desigualdad. Es por esto que no comprendo la obcecada creación de grupos de feminidad y masculinidad en el que discutir las problemáticas vigentes del sistema patriarcal y reconocer nuestra corporeidad por separado, ya que esta corporeidad es inmanente a la naturaleza humana y tanto a hombres como a mujeres, ya que ambxs estamos insertos en la naturaleza y debemos reconocernos como tal en conjunto.

Si la finalidad de estos grupos es discutir la cuestión de genero y los roles asociados al mismo del sistema patriarcal-capitalista, pienso que discutir un problema común de manera aislada no conseguirá nunca una solución integral, sino personas aisladas en su problema con soluciones particulares, aunque en determinados momentos estas soluciones se pongan en común su punto de partida no lo es, y parten de una solución grupal y aislada por lo que es mucho mas complejo, sino imposible, llegar a un acuerdo porque parte de las premisas no serán puestas sobre la mesa al existir soluciones de grupo.

Además, son varios siglos de separatismos basados en sistemas opresivos y explotadores, ¿Por qué no buscar nuevas formas?

Tratando a los seres humanos y no humanos y a todo lo inmanente a la naturaleza desde una perspectiva holística y materialista, entendiendo la misma como todas las relaciones existentes entre las diversas formas reales que la conforman, tiene poco sentido adorar y vanagloriar a la naturaleza como sagrada, ya que esta no deja de ser, en cierto modo, una construcción histórica (no social, sino que la naturaleza trasciende a la vida humana) de todo lo que engloba. Recordemos el carácter dinámico de la naturaleza y las transformaciones que esta sufre debido a constantes cambios tanto naturales como debidos a acciones directas e indirectas de la humanidad.

No se trata de trascender a la naturaleza sino de no mitificarla creando así estructuras de poder y sometimiento que no hagan sino perpetuar las religiones (sectas), con un ente todopoderoso que todo lo ve, sino de aceptar a la humanidad como inmanente a la naturaleza y convivir armoniosamente de una manera sustentable, sin creer que poseemos a la naturaleza y sin someternos a ella.

Otro sometimiento, muy vigente en este 2012, que no hace sino agravar la búsqueda de la libertad e imponer nuevas formas de jerarquías es la visión esencialista de la feminidad, sobre todo en países del N, tratando a la mujer como mas cercana a la naturaleza. Esta visión esencialista esta inmersa  sobre la base una construcción social que ha llevado, a la fuerza, a la mujer a ese acercamiento a la naturaleza al negarle históricamente la vida social.

De este modo la mujer obtuvo dicho acercamiento, al ser relegada a la economía reproductiva y de subsistencia. Así, la mujer es capaz de captar las problemáticas del medio ambiente que la rodea antes que su compañero varón. Por ejemplo, en economías tanto del Norte como del Sur, esto puede ser observado cuando las mujeres, relegadas a la economía de cuidado, observan una enfermedad de lxs miembrxs de su familia causada por la contaminación del agua que consumen. Bien es cierto, que la mujer tiene la capacidad de dar vida, aunque no sin  previa relación con un hombre. Este argumento, muchas veces utilizado para justificar la posesión de valores como el cuidado, el cariño…, no me resulta valido al existir ejemplos de mujeres como Margaret Tatcher o Angela Merkel, y tampoco me parece valido el argumentar que reproducen los valores patriarcales.

Otro de los factores a tener en cuenta es que este esencialismo esta en gran parte basado en la creciente espiritualidad de los países del Sur, donde las estructuras patriarcales están mas que patentes y los roles sociales mas marcados si cabe que en los países del Norte.

Otra variante de los movimientos feministas del  Norte consiste en buscar la igualdad de derechos sociales, económicos, laborales… ¿Para que? ¿Para ingresar en el ejercito o la policía? ¿Para ser una gran empresaria directora de un multinacional o entrar en la Audiencia Nacional?…

Apoyaré a las compas en toda y cada una de sus luchas que busquen la total emancipación de la humanidad y la liberación de los organismos opresores, reconociendo nuestras diferencias para potenciar nuestras similitudes, pero nunca desde una posición separatista que no hace sino perpetuar las relaciones de poder.

Ni soberano, ni veterano

Ante el panorama actual de crisis sistémicas, debido en gran parte a las políticas de ajustes estructurales impuestas por grandes organismos supranacionales en las que se busca la salida de las crisis económicas mediante contratos bilaterales con dichos organismos, que tratan de eliminar los servicios públicos, entre otras prestaciones, mediante privatizaciones , haciendo gala de su principio capitalista y neoliberal de tragedia de los comunes, tomándonos por ilusxs, creyendo de antemano que la solidaridad entre ‘iguales ’ no existe, y por tanto los bienes comunales serán siempre mejor utilizados en manos privadas que impongan restricciones para el correcto mantenimiento del status quo, beneficiándose con ello y obteniendo así un lucro descomunal a costa de la pérdida de autonomía colectiva o individual, maniatándote a la burocracia imperante y a la creencia de que solucionaremos nuestros problemas demandando a la institución pertinente(o creándola en su defecto), eso sí, siempre con las buenas intenciones de que otro Mundo es posible y que hay que luchar por un Planeta más justo. Como siempre una nueva huida hacia delante de los ingenieros social-demócratas del capitalismo para alargar aun más su agonía.

Ahora, desde la ’ vieja izquierda’, tratan de hacernos creer que la salida a muchas de estas crisis creadas, pasa por la recuperación de la soberanía nacional a través de las bases sociales (como en el caso de los movimientos de liberación latinoamericanos en los que solo se consiguió trasladar el poder de la burguesía extranjera a la burguesía nacional (sin restarle la importancia histórica)), que tratan de denunciar las injusticias mediante vías legales para derrocar al sistema capitalista, como por ejemplo el movimiento del 15M des estado español, o tantos otros movimientos populistas o ciudadanistas. ¿Acaso esto solucionaría nuestros verdaderos problemas de explotación, expoliación, alienación, represión…? A mi parecer estas ‘bases’ tratan de obtener el mismo poder que los bolcheviques al traicionar a la revolución o que la burguesía francesa obtuvo al realizar la ‘Revolución ’, ‘consiguiendo’ su ansiada ‘Libertad, Igualdad y Fraternidad’ ¿para quién?… en mi opinión para los mismos de siempre, para aquellos que quieren el poder para decidir por ellos mismos y por todxs lxs demás, porque ellos son los sabios, los ‘ilustrados’ y por supuesto los justos.

La solución a la cuestión del poder no es de reparto ni de poder popular, sino de la destrucción del mismo y la lucha por el individualismo-colectivo, asi que, al resultar igual de utópica, que no imposible, la idea de la recuperación de la soberanía nacional (debido a las complejas relaciones e intereses entre estados) que la abolición del estado, luchare con uñas y dientes por la abolición del mismo ya que la soberanía nacional solo garantiza que todo se cambie para que permanezca igual y el sometimiento a otras estructuras de poder, por ende la eterna esclavitud entre reyes y subditxs, amos y criadxs, jefes y empleadxs, presidentes y ciudadanxs…por mucho que lxs ciudadanos se organicen para recuperar tan mencionada soberanía ¿Quién garantiza que esto no sea una nueva estrategia para ocultar el verdadero problema? Para que así nunca pensemos en

tomar las riendas de nuestras vidas, en la autogestión y la solidaridad, con el objetivo de mantenernos eternamente maniatadxs en luchas legales y burocráticas, dando pánico de hablar del bello ideal de la ANARQUIA.

No hay un trabajo…hay vida

No hay trabajo. Pronto no habrá dinero. Un poco después no habrá comida. De momento, no hay trabajo. Hay miedo. Hay mucho, mucho miedo. ¿Pero a qué tenemos miedo? ¿Miedo a no tener qué comer, miedo a no saber qué hacer o quizá miedo a perder esa rutina deplorable que anula nuestra capacidad de reinventarnos en el día a día? ¿No será que tenemos miedo a nosotrxs mismxs?

Desde que hace unos años se destapó la gran estafa que supone el sistema de dominación imperante,a partir de sus catastróficas evidencias en el ámbito económico (eso que algunxs caraduras han decidido llamar crisis), los medios sensacionalistas de comunicación de masas (es decir, todos ellos) han echo especial hincapié en mostrar el victimismo de esa enorme masa social que sufre las consecuencias, centrándose fundamentalmente en la gente joven. Han resaltado, con su característica intención manipulativa, el callejón sin salida en que nos encontramos, dejando bien claro que toda actividad personal que no suponga un beneficio económico, un ingreso de capital, es como poco una pérdida de tiempo, motivo de apatía, de angustia, de desesperación. Lógico. Una existencia prediseñada desde y para el dinero se vacía de contenido cuando éste desaparece.

Únicamente tiene sentido encontrar el chulo que nos permita ser las putitas mejor tratadas; o dicho de otra forma, el empresario que nos permita venderle nuestro tiempo, nuestro cuerpo, nuestra vitalidad, nuestra dignidad…a cambio de un puñado de billetes que usaremos para denigrarnos aún más cayendo en el más vacío y sinsentido consumismo.

Es cierto, para la inmensa mayoría de nosotrxs no existe escapatoria. Nos han impuesto unas condiciones económicas de las que es imposible salirse sin una amplia preparación y una fuerte determinación, unas condiciones económicas que nos imponen la necesidad de aceptar la forma de exclavitud más lograda de toda la historia de las sociedades humanas: el trabajo asalariado.

Subyugarse durante la mayor parte de las horas activas de casi todos los días de nuestras vidas a una autoridad constante cómo único medio posible para poder vivir es una cruel injusticia; normalizar tal acto de crueldad, es un insulto a nuestra propia dignidad humana. Si de vez en cuando aceptamos este modo de prostitución integral, que sea porque no tengamos más remedio, porque no hayamos sido capaces de crear nuestro propio medio económico al margen de la legalidad que se inventa el poder del Estado para desarraigarnos de nosotrxs mismxs y necesitemos unos ingresos para alimentarnos; pero que no sea por debilidad personal, por rendición a una vida entregada a los intereses del poder, por la hipocresía de sentir esa aceptación social por algo que no somos, sino que nos han dicho que debemos ser, por vagancia y dejadez, por miedo a pararnos a pensar en la vida que realmente queremos vivir.

Contra el trabajo asalariado y cualquier forma de contribucionismo con éste, es decir, contra la sumisión al Estado que supone la legalización de nuestra vida económica, sólo se puede luchar desde una óptica de pensamiento opuesta a la doctrina imperante omnipresente. Una óptica de pensamiento que pasa por reinventarnos cada día, por desarrollar al máximo toda forma de conocimiento y toda habilidad personal que consideremos necesaria para nuestro crecimiento personal. Tenemos que acabar con la idea que nos han introyectado desde el mismo día de nuestro nacimiento de que sin dinero no se hace nada, pues más allá de la satisfacción de nuestras necesidades básicas, éste sólo sirve para mutilar nuestra creatividad, para aumentar nuestra dependencia a los vicios alienantes y deshumanizantes del consumismo imperante y para pudrirnos en nuestra propia avaricia y ambición personales. Sólo desde este cambio de perspectiva estaremos preparadxs para afrontar nuestras vidas con la suficiente determinación que nos permita encontrar la manera de romper con éxito con las estructuras políticas, económicas y sociales que nos oprimen La autogestión de nuestras vidas sólo será posible a partir de la práctica del apoyo mutuo en las asociaciones voluntarias con los grupos de afinidad que formemos y con la desobediencia a toda autoridad impuesta cómo camino fundamental hacia la realización del más amplio ideal humano: la LIBERTAD.

¿Educación pública o educación privada?

¿Educación pública o educación privada?…¿Estado o capitalismo?…¿mendigar o luchar?…¿cuál es la diferencia?…sí, es muy fácil vendarse los ojos ante las limosnas que papi nos da los fines de semana para comprarnos unas pipas…¿pero y si papi un día se cabrea, se da cuenta que aún dándonos pipas, no recibe el placer que sentía con la contraparte de nuestro cariño y que con ese dinero se puede comprar un cochazo para disfrutar con la rubiaca que se ha echao por novia?…¿nos pondríamos a berrear cómo nenxs para que nos siga dando la limosna, con más pelos en los huevos o en el chocho que el mismo papi, o nos buscaríamos la vida para aspirar a un ocio más sano?

Ahora os preguntareis que si se me ha ido la pinza, o que de que cojones estoy hablando. Pues es muy simple, resulta que viendo la ceguera colectiva de la sociedad española he preferido hacer esta analogía del paternalismo familiar que supongo que todxs habremos sufrido alguna vez o que al menos habremos visto en algunx de nuestrxs amigxs mimadxs. ¿Por qué nos comportamos cómo niñxs mimadxs exigiendo que papi Estado nos adoctrine? ¿Y si papi sólo busca su propio beneficio con el uso de su paternalismo? ¿Y si nos da las pipas para que no le demos guerra y hagamos lo que a él le apetezca? ¿Y si un día papi conoce a alguien que le ayuda a mantener su dominio sobre nosotrxs y llegado el momento le dice que no es necesario que nos de más pasta? ¡Papi no nos dará más pasta! Pero lo mejor de todo es que ¡papi nos estará haciendo un gran favor! Sí, vale, al principio nos angustiaremos, nos confundiremos…no sabremos cómo conseguir esas pipas…pero ¿y si antes de que nos deje de dar las pipas nos empezamos a dar cuenta de sus intenciones? En ese caso tendremos más tiempo para pensar cómo conseguirlas…incluso podremos reflexionar y concluir que quizá no sean pipas lo que necesitemos, si no algo mucho más nutritivo…¡ostias, es que no os dais cuenta de que papi Estado -ese hijo de puta que nos infla a correazos- conoció hace tiempo al tito Capitalismo, y desde entonces nos han estado adormeciendo con pipas-soma para volvernos gilipollas profundos y no saber cómo autogestionar nuestra propia vida!

Me dan ganas de llorar…¡cuanta inmadurez, cuanta pasividad, cuanto complejo de inferioridad, cuanta falta de amor propio, joder! ¡Si nos lo están poniendo a huevo! Ya no hay girasol para tantas pipas…papi tiene la competencia de otros muchos papis, y de la misma forma que tenemos cada vez más hermanitxs, lxs hijxs de los otros papis siguen aumentando…y tito capitalismo, que se ha estado fundiendo los girasoles todos estos años, dice que ¡ya no hay girasol!…pero esque además, tito capitalismo no es tonto, y aprovechando la ambición de poder de todos nuestros papis, ha ideado y puesto en práctica la forma de subnormalizar a todxs lxs hijxs de todxs lxs papis. ¡Y casualmente ahora, que todos adoramos al tito como nuestro mismo dios, ha decidido que ya no hay más girasoles!…¡qué hijo de puta el tito, ¿no?!

Aquí estamos nosotrxs, lxs nenxs, pidiendo pipas, cuando ¡ya no hay!…si tenemos piernas, brazos, cerebro…¿o el tito nos lo ha anulado?…¡que no, hostias, que tenemos cerebro! Pues entonces, ¿a que esperamos?…¡vamos a usarlo! Interpretemos la situación desde nuestras necesidades, en su complejidad y completitud, desde una perspectiva radical, y con la responsabilidad de quien tiene capacidad racional, seamos críticxs. ¿Para qué gastar el tiempo y la energía cogiendo berrinches pidiendo limosnas? ¿Por qué pedir el restablecimiento de la educación pública? Si hasta ahora la inmensa mayoría de nosotrxs nos hemos educado en sus instituciones y ¿cuál ha sido el resultado? ¿Hace acaso falta que os lo explique también?, ¿tan pocas ganas teneis de pensar? Jooooooder…bueno, pues ahí va. Años y años de adoctrinamiento en sus aulas. Años y años de reproducciones automáticas de conceptos e ideas que tienden a reproducir el orden establecido. Años y años apoyando con nuestra sumisión la competitividad -exámenes-, pasividad -horas y horas en un aula escuchando a un emisario inconsciente del Estado arengándonos con su propia doctrina que debemos reproducir como obedientes vasallos-, encierro -colegios vallados para que lxs alumnxs “no se escapen”…¿y por qué se escapan?…¿no falla algo?-, abstracción de la realidad -¿basta con saber el nombre técnico del trabajo de papi y mami?, ¿no sería mejor tomar consciencia práctica de la cotidianidad de las fuentes que generan los recursos con los que se cubren nuestras necesidades?-, marginalidad y seguimiento de prototipos impuestos -el nene gordo, la puta, el pajillero, el tonto, el bajo, el orejón…la competición en que nos encierran reproduce en nuestro subconsciente la mentalidad dela hijx de puta que un día formará parte del engranaje de un sistema asesino-, el amor a la patria y a nuestra herencia católica -fiestas en los días de la hispanidad, de los santos más importantes…¡celebramos la opresión, el genocidio, el imperialismo, el asesinato, la auto-represión!-, emulación del productivismo y la superficialidad -el resultado de nuestros estudios se observa en las “notas” que sacamos, para nada se estimulan las emociones, las sensaciones, fundamentales para entenderse a unx mismx-, nos hacen ser policías -¿quién no ha sentido el poder de acusar a unx compañerx cuando hace algo “malo”?-…y así podría sacar muchos más ejemplos de las técnicas que constituyen la misma esencia de las escuelas estatales cuyo único objetivo es adoctrinarnos para que nosotrxs mismxs, desde nuestra posición adulta mantengamos en un futuro el orden social imperante. Nos introyectan un esquema mental acorde con la actividad económica en continua competencia con nosotrxs mismxs y lxs grandes expoliadxs de las regiones más desfavorecidas del mundo, que perfila nuestra personalidad de tal forma que satisfaga los intereses de los estatistas-capitalistas que dominan el tejemaneje político-económico internacional.

En el momento que vivimos, la “reestructuración” que los poderosos intentan hacer del orden mundial es necesaria para ellxs, para poder mantener su estilo de vida expropiador, disfrutando de las riquezas más banales, pero que al fin y al cabo son las únicas que conocen y que nos enseñan a añorar…no sé quién lo decía, que el mayor error de un pobre es querer ser cómo un rico. ¡Qué gran verdad! Pero a lo que iba. Pensemos un momento cómo funcionan las estructuras económicas que generan las riquezas que pretenden mantener a costa de seguir robándonoslas y de desgastar el gran medio de la vida que es la propia naturaleza; pensemos en cómo las estructuras políticas nos ahogan y adoctrinan para permitírselo…y ¡”voilà, el Estado y el Capital es la misma cosa!. Lo uno sin lo otro no sería posible. La situación que vivimos no es el resultado de que cuatro hijos de puta capitalistas hayan coaccionado al Estado y nos impongan privatizaciones…¡si el mismo Estado es la coacción en esencia! Son lxs mismxs lxs que lo controlan. Tampoco es cuestión de que el Estado esté formado por cuatro grandes funcionarios con malas intenciones. Es que únicamente, el más ambicioso, el que de mejor manera sea capaz de controlar la gran masa social del país, el que mejores “contactos” tenga con aquellxs que gestionan la gran maquinaria de manipulación social, será el que llegue al control político, a tener una alta posición en la jerarquía de gobierno del estado; es decir, el que tenga un pensamiento en esencia igual al que controle una parte importante de los medios económicos. Grandes empresarios, banqueros y políticos “de alta gama”, son la misma cosa; y lo son precisamente porque entienden y se aprovechan mejor que nadie de las estructuras de poder. ¿Reformas políticas o económicas? Mientras no se toque la esencia misma de su constitución, mientras no se ataque frontalmente a las jerarquías de poder en que se sostienen, seguirá siendo lo mismo y sus integrantes acabarán por aprovecharse de la coyuntura social que la permite…aquella que por otra parte, sus antecesores se han encargado de generar con todas las herramientas a su alcance, siendo una de las más importantes el sistema educativo.

Pero no nos pongamos a llorar por ello. No desgastemos nuestra energía en luchas inútiles ni nos despanzorremos en el sofá a ver telebasura porque pensemos que no hay solución. Estamos en el punto exacto para comenzar a cambiar las cosas, a repensar las sociedades entre todxs y desde la base educacional. Hay otras alternativas. Alternativas “peligrosas” porque suponen un riesgo, porque parten del fundamento de la desobediencia como forma de autoafianzar nuestros propios pensamientos, como principio de llevar a la práctica nuestra propia y libre iniciativa. Entendamos que es un problema que a todxs nos afecta, y que entre todxs debemos poner solución. Estamos en el mismo bando, no porque seamos obrerxs, ni profesorxs, ni estudiantxs, ni ingenierxs, ni agricultorxs, ni médicos…sino por la simple razón de que somos personas, seres racionales que vivimos en el mismo mundo, en este caso en el mismo país, en la misma región, en la misma localidad, y si no practicamos la solidaridad, el apoyo mutuo, si no confiamos en nosotrxs mismxs ni en lxs de nuestro alrededor, si no entendemos que nos necesitamos, seremos siempre títeres del poder que toque. Hasta que no entendamos que la riqueza no es la capacidad de satisfacer nuestros impulsos primitivos, de forma cortoplacista y superficial; si no ir más allá, buscar la autosatisfacción en unas relaciones personales satisfactorias, sentir nuestra utilidad para con el entorno social en que nos desenvolvemos, comprender que sin el desarrollo integral dela otrx el nuestro es imposible, que hasta que todxs no nos sintamos satisfechxs, libres, a cada unx de nostrxs le faltará “algo”, hasta que la lucha social no se base en la afinidad entre quienes la practican, toda lucha en que nos introduzcamos carecerá completamente de sentido.

Por ello, pensemos que vida nos autosatisface, analicemos los recursos disponibles para ello, dialoguemos entre nosotrxs para entendernos y llegar a acuerdos pensando siempre en el beneficio colectivo como fundamento de nuestra satisfacción personal. No queramos ser cómo los amargados poderosos, cómo los ricos vacíos e inhumanos; queramos ser nosotrxs mismxs, desde nosotrxs mismxs y desarrollando una actitud acorde con la proyección social solidaria imprescindible para conseguirlo. No podemos contar con las instituciones porque no representan nuestras aspiraciones, más bien al contrario, tratan de encauzarnos en su propio juego, ese juego cruel que tanto daño nos está haciendo. En términos educacionales, interpretemos desde las necesidades básicas -de alimento, salud, desarrollo integral individual, ocio, vivienda…- y desde lo que cada quien pueda aportar, cuál es el mundo que queremos y cuál es la forma apropiada de educarnos para ello. Formemos los espacios con inteligencia para poder llevarlos a la práctica pero sin el miedo al castigo que el aparato represor del Estado nos pueda imponer por “no seguir su juego”. ¿Qué más nos pueden robar? Pronto no tendremos ya nada que perder…¿es que no vamos a luchar por nuestra propia vida?

Si echamos la vista al pasado, y centrándome en el asunto puntual de las reivindicaciones de esta manifestación por “lo público”, nos daremos cuenta que el mayor momento de empoderación individual y colectiva que ha vivido la sociedad española fue gracias al desarrollo de las escuelas libres, los ateneos libertarios y obreros y otras experiencias educacionales fuera del control directo del Estado y otras instituciones privadas -cómo en ese momento lo era la iglesia católica- que se llevaron a cabo en los momentos de mayor pobreza y desigualdad desde principios del siglo pasado y hasta la imposición de la barbarie franquista. Esas escuelas y experiencias no escolarizadas que durante la república y la revolución social de principios de la guerra civil llegaron a su punto culmen, posicionándose en la vanguardia a nivel mundial. Todo esto fue posible por las enormes desigualdades sociales que se vivían en la época, donde eran la única esperanza para la entonces sí existente en su sentido “puro” clase obrera y campesina, que no tenía otra opción para acceder a ninguna otra forma de educación.

La situación actual nos es mucho más favorable. La amenaza de la desigualdad social se alza imponente contra nosotrxs y ninguna manifestación -y espero no herir sensibilidades, espero que se entienda el símil- de “niñxs lloronxs” va a cambiar absolutamente nada. Pretender “mejorar” las cosas añorando una situación pasada, insostenible por las mismas dinámicas del poder en que se sostienen y que son la raíz misma de la situación que se está sucediendo de avance de “lo privado”, no hará sino mantenernos en nuestra irresponsable pasividad, es cómo tomar otra pastilla que nos evada de la realidad que en algún momento debemos confrontar. ¿Por qué en lugar de gastar nuestras energías, tiempo y ánimo en este tipo de cosas, no nos dedicamos a pensar entre todxs, de forma inteligente, las alternativas que podemos     y debemos construir? El nivel de preparación intelectual y de medios materiales en que apoyarnos que tenemos ahora es inmensamente mayor del que tenían en las primeras décadas del siglo pasado. La capacidad de improvisación, imaginación e incluso de acción es (o al menos debería serlo) mucho mayor de la que tenían entonces. ¿Qué nos frena pues? ¿Nuestro “síndrome de estocolmo” hacia el Estado y el Capital representado en esa idealización del “Estado de bienestar” en el que nos creíamos inmersos? ¿El miedo al castigo de las estructuras represoras del Estado? ¿Es que acaso no confiamos en nuestras propias posibilidades?

Sinceramente creo que ya va siendo hora. Hay que entender que lo “público” y lo “privado” son dos presentaciones distintas de lo mismo: poder. Están en manos de gente que representa y siempre representará unos intereses opuestos a los nuestrxs. Pienso que ya va siendo hora de creer en lo “colectivo” como aquello que únicamente representa nuestros intereses. Pero claro, todo esto pasa por “sacar” de nosotrxs mismxs todo resquicio consciente e inconsciente de ese ser ambicionador de poder que llevamos dentro. Es un ejercicio de crecimiento personal necesario que debemos llevar a la práctica cuanto antes, y lo debemos hacer entre todxs.

maledukao

Mayo de 2012

Llamada de solidaridad para CSA La Purga

Pincha en el archivo…

materiales varios…